Osteopatía

La osteopatía está considera dentro de las llamadas Terapias Alternativas y, al igual que casi todas ellas, contempla la enfermedad y la salud desde un punto de vista holístico. Aunque normalmente se relaciona la osteopatía con problemas del aparato locomotor, es decir, cuando nos duelen huesos, articulaciones o músculos, lo cierto es que la osteopatía trabaja de forma global el organismo, restableciendo a través de la práctica manual, el equilibrio de todo el cuerpo, incluyendo órganos, sistema mecánico, sistema nervioso, etc. En definitiva, la osteopatía está indicada para enfermedades de diversa índole, dentro de un contexto de prevención y bienestar general del organismo.

Esta terapia fue desarrollada por el americano Dr. Andrew Taylor Still a finales del siglo XIX. Al igual que los precursores de otras terapias alternativas, el Dr. Still se formó dentro del margen de la medicina convencional (también estudió ingeniería), y con el paso del tiempo fue cuestionando los métodos clásicos basados en la farmacología que él consideraba tóxica y nociva. Eso le llevó a investigar y experimentar otro tipo de terapias más acordes a las leyes naturales. Su premisa fundamental era que la estructura domina la función, es decir, que corrigiendo la estructura ósea, se corrigen y favorecen todas las funciones del organismo. En 1892 se creó la primera escuela americana de osteopatía llamada American School of Osteopathy.


BENEFICIOS DE LA OSTEOPATÍA

La osteopatía está indicada en casos de:

-Trastornos del aparato locomotor:  dolores musculares, tendones, contracturas, ligamentos, articulaciones, huesos, etc.

-Trastornos de sistema respiratorio: tos, gripe, resfriados, sinusitis, bronquitis, etc.

-Trastornos digestivos: hernia de hiato, estreñimiento, gases, ardor, colon irritable, etc.

-Trastornos génito-urinarios: dolor menstrual, incontinencia, etc.

-Trastornos pediátricos: cólicos, insomnio, hiperactividad, etc.

-Trastornos psicológicos:  estrésansiedadmigrañas tensionales, dolores tensionales, mareos, etc.


TÉCNICAS DE OSTEOPATÍA

Dependiendo del tejido sobre el que vaya a trabajar la osteopatía, adoptará distintas técnicas:

-Osteopatía estructural. Esta técnica se emplea para corregir disfuncionalidades del aparato locomotor, es decir, músculos y esqueleto.

-Osteopatía visceral. Esta técnica se utiliza para favorecer la movilidad y funcionalidad de las vísceras que ha podido verse truncada por adherencias, asegurando el correcto funcionamiento orgánico a través de la manipulación y recolocación de músculos, vísceras, nervios, vasos sanguíneos, etc.

-Osteopatía sacro-craneal. Esta técnica favorece la movilidad del líquido cefalorraquídeo, ya que debido a determinados problemas estructurales como tensión, traumatismos, contracturas o una incorrecta colocación postural, afectan a los nervios craneales y otros tejidos que propician, como consecuencia, distintas dolencias como neuralgias, alteraciones de la visión o el oído, mareos, migrañas, trastornos digestivos, etc